Categories

Editorial del número 2.4

17 settembre 2010
posted by editor

EnglishItalian

La Ortodoncia es el epítome de una Ciencia en constante cambio, donde cada día son propuestos nuevos materiales y nuevas teorías. Algunas ideas geniales son rechazadas por que son “demasiado nuevas” o porque difieren de los conceptos tradicionales. Recordemos lo que sucedió cuando C. Tweed presentó sus casos de extracción a la comunidad ortodóntica por primera vez, El, fué considerado como un tonto y un visionario, que distorsionaba las enseñanzas de E. Angle. El día de hoy, la teoría de Tweed, es considerada como un paso hacia adelante en el progreso de la Ortodoncia moderna.

Una importante lección sobre lo que pasa cuando la sociedad mantiene sus viejas convicciones y no se puede adaptar a los cambios, la encontramos en el libro de Robin Dunbar ” El problema con la ciencia ” , es un libro que les recomiendo ampliamente.

En las últimas decadas del siglo diez, cuando los Vikingos colonizaron Groenlandia, trajeron sus costumbres y las técnicas de agricultura desarrolladas en su natal Scandinavia. Inicialmente parecían trabajar bién, con tres mil recién llegados viviendo en trescientas granjas. Entonces, hacia final del siglo catorce, algunas cosas cambiaron: hubo un descenso en la temperatura debido a el principio de la pequeña era glacial, el ganado y otros animales de las granjas murieron, y los campos de cultivo fueron destruidos. El clima frío y las malas cosechas, diezmaron las colonias vikingas, las cuales eventulmente desaparecieron en 1410. Este fracaso parece haber sido causado por la falta de habilidad de la comunidad para cambiar sus costumbres y adaptarse a las nuevas condiciones. Los vikingos pensaban que sus centenarias costumbres los ayudarían en el nuevo territorio. Sin embargo, Escandinavia difiere de Groenlandia ya que la corriente del golfo barre las costas Escandinavas dando como resultado un clima templado. En la misma latitud, Groenlandia tiene temperaturas más extremosas. Contrariamente a los primeros colonizadores americanos, los que aprendieron a cazar y las técnicas de supervivencia de las poblaciones nativas, los Vikingos rehusaron adoptar las costumbres de los Esquimales. Ignorando el hecho que los Esquimales basaban sus tradiciones en siglos de vida en el Artico, los Escandinavos los consideraban como incultos y paganos.

Esta actitud inflexible, fue exsacerbada por tres factores negativos. Primero, las viejas costumbres permitieron a los colonizadores sobrevivir por tres siglos: cuando algo trabaja bién, la gente es reacia a los cambios. Un segundo factor, fue el lento cambio de las condiciones climáticas, cuando los Vikingos se dieron cuenta que sus plagas no se habían alargado debido simplemente a un año desafortunado, sino a un patrón climatico diferente, ya fue muy tarde. Un tercer factor y posiblemente el más importante, fue que los Vikingos conocieron a los Esquimales demasiado tarde y no entendieron su mayor habilidad para sobrevivir en el clima Artico. Por ejemplo, mientras los Esquimales construían rapidamente iglus para seguir a los mamiferos marinos para cazarlos, los Vikingos insistían en construir casas de piedra demasiado complicadas y que consumía demasiado tiempo su construcción para usarlas como refugios temporales. El destino de los Vikingos en Groenlandia, no es el único ejemplo de una sociedad incapaz de darse cuenta que cuando los tiempos cambian se requiere de nuevas técnicas. Sin embargo, es una advertencia de las consecuencias que tenemos que pagar cuando declinamos el reconsiderar nuestros conocimientos y presunciones. Esto no debe causarnos pesimismo, la eficiencia de los Esquimales al luchar en condiciones adversas, es un buen recordatorio que siempre es posible tener éxito cuando se tiene en cuenta las lecciones del pasado.

Dr. Alberto Mazzocchi
VJO associate editor

Traducción al español: Dr. Jorge Mayora I.

Responses are currently closed.

Comments are closed.